Patricia Galán
0
0
0
s2sdefault

La Copa Mundial de la FIFA Rusia 2018™, pasará a la historia, especialmente, por ser la primera competición en la que, oficialmente, se ha implantado el uso del ‘Video Assistant Referee’ (VAR, por sus siglas en inglés), también conocido como árbitro asistente de video o videoarbitraje, cuya aplicación y valoración más que positiva, está captando todos los focos en la cita mundialista, hasta el punto de ser catalogado como uno de los grandes éxitos del fútbol moderno.

Si bien es cierto que la implantación del VAR venía acompañada de enormes dudas e incertidumbre, generando división de opiniones entre los puristas del fútbol, quienes sostienen que con esta nueva herramienta se pierde la épica y la esencia del balompié, y los que defienden que con el VAR el fútbol es un deporte más justo; resulta indiscutible que el VAR ha dado otra dimensión al fútbol, aportando una nueva dosis de dramatismo, siendo una consecuencia de la necesidad de adaptar el fútbol a la tendencia tecnológica que hace años irrumpió en nuestra sociedad. Toda una revolución en uno de los deportes más inmovilistas que existen.

Ahora bien, concluida la fase de grupos, y en atención a la polémica y cierta confusión existente en torno al uso del VAR1, conviene precisar, a los efectos de claridad y concisión, cuáles son los objetivos y principios básicos del célebre VAR, las decisiones e incidentes revisables, así como el procedimiento de revisión.

I.- Introducción: Antecedentes del VAR

01Con carácter previo, resulta oportuno exponer brevemente el trasfondo del VAR y remontarnos a sus antecedentes. El origen del VAR se sitúa en 2014, cuando el International Football Association Board (IFAB) –único organismo autorizado para decidir y acordar cambios en las reglas del fútbol—, tras muchas solicitudes de la comunidad mundial del fútbol y a la luz de los avances tecnológicos en la industria de la radiodifusión deportiva, acordó que había llegado el momento de probar si la asistencia de video para los árbitros podría ser utilizada potencialmente en beneficio del fútbol, particularmente en términos de justicia.

Sobre la base de las discusiones con sus diversos órganos, y en estrecha colaboración con la FIFA, el IFAB, elaboró ​​un borrador de protocolo experimental para asistencia de video en vivo que fue presentado en la 130ª Asamblea General del IFAB, celebrada el 5 de marzo de 2016. Sobre la base de dicho borrador de protocolo, el IFAB aprobó el uso experimental del VAR, acordando iniciar un período probatorio en el que se realizaran experimentos en vivo con asistencia de vídeo para evitar errores claros en situaciones cruciales de los partidos.

Tras un extenso período de 2 años en el que se llevaron a cabo experimentos con el VAR en numerosos países y competiciones, el pasado 1 de junio de 2018, entraron en vigor una serie de enmiendas a las Reglas de Juego 2018/192, que fueron aprobadas por el IFAB su 132ª Asamblea General Anual celebrada en la sede de la FIFA (Zúrich) el 3 de marzo de 20183, entre las que sobresale la aprobación por unanimidad del uso del VAR en el fútbol asociación como una opción para las competiciones, sujeto al pleno cumplimiento del Protocolo VAR4 y a la aprobación por escrito del IFAB y de la FIFA.

II.- Objetivos y principios del VAR.

Según señala el IFAB, el objetivo del VAR no es alcanzar una precisión del 100% en todas las decisiones arbitrales, toda vez que esto eliminaría la fluidez y las emociones que caracterizan al fútbol, por su acción casi ininterrumpida y por la ausencia general de paradas prolongadas. Revisar cada decisión, sería imposible, sin cambiar completamente el fútbol.

La filosofía del VAR es clara, consiste en la:

“interferencia mínima – beneficio máximo”.

En efecto, el objetivo del VAR es revertir errores humanos que puedan condicionar o afectar el resultado del encuentro. Es decir, la tecnología de video solamente deberá intervenir para corregir errores claros y manifiestos, así como en caso de incidentes graves desapercibidos en determinadas decisiones decisivas de un partido (gol, penalti, tarjeta roja directa, errores de identificación). Y solamente el árbitro puede iniciar una revisión; el VAR (y los otros miembros del equipo arbitral) simplemente puede recomendar una revisión al árbitro.

En este contexto, la decisión inicial del colegiado no se modificará a menos que la revisión de vídeo demuestre manifiestamente que la decisión fue claramente incorrecta, es decir, no se trata de determinar si la decisión del arbitro ha sido correcta, sino de comprobar si la decisión del arbitro ha sido manifiestamente incorrecta.

Con independencia de la intervención del VAR, la decisión final siempre la tomará el árbitro.

III.- Aplicación del VAR: Decisiones/ incidentes revisables.

El VAR puede asistir al árbitro únicamente en caso de que se produzca un ‘error claro y manifiesto’ o un ‘incidente grave inadvertido’ en relación con cuatro (4) categorías de decisiones/incidentes que pueden cambiar el curso del partido (Regla 5.4).

En todas estas situaciones, el VAR solo puede intervenir después de que el árbitro haya tomado una decisión (decisión inicial), incluida también la decisión de permitir que el juego prosiga, o si el equipo arbitral no ha visto un incidente grave o este les ha pasado inadvertido.

Por lo tanto, se limita el uso del VAR a 4 categorías de decisiones/ incidentes decisivos para un partido (3 principales + 1 administrativa)5, siempre que se produzca un posible error claro y manifiesto o un incidente grave inadvertido:

  1. Goles e infracciones conducentes a gol. El VAR ayudará al árbitro a determinar si hay infracciones que impiden conceder un gol. Es decir, el VAR incide en todas las acciones que determinan una jugada que conducen a un gol, incluidas:

    • Infracción cometida por el equipo atacante en la jugada del gol o al marcar el gol (mano, falta, etc.)

    • Fuera de juego: posición e infracción.

    • Balón fuera de juego antes del gol.

    • Decisiones sobre la concesión de un gol/ no gol (apoyado en la tecnología de línea de gol).

  2. Decisiones sobre penaltis o infracciones conducentes a un penalti. El cometido de los asistentes del VAR es corroborar que no haya decisiones erróneas para la concesión (o no) de un penalti:

    • Concesión errónea de un penalti.

    • Infracción sancionable con penalti no sancionada.

    • Localización de la infracción (dentro o fuera del área de penalti).

    • Infracción cometida por el equipo atacante en la jugada del incidente sancionable con penalti.

    • Balón fuera de juego antes del incidente.

    • Infracción cometida por el guardameta y/o el lanzador durante la ejecución de un penalti.

    • Adelantamiento de un atacante o defensor que participa directamente en el juego si el penalti rebota en un poste, el travesaño o el guardameta.

  3. Tarjeta roja directa (no segunda tarjeta amarilla). Los asistentes del VAR se asegurarán de evitar que se tomen decisiones erróneas en relación con las expulsiones:

    • Malograr una oportunidad manifiesta de gol (especialmente en posición de infracción y posición de otros jugadores).

    • Juego brusco grave (o disputa temeraria).

    • Conducta violenta, morder o escupir a otra persona.

    • Empleo de gestos ofensivos, insultantes o humillantes.

  4. Confusión de la identidad del jugador infractor. El equipo de VAR intervendrá pudiendo revisar la identidad del infractor si el árbitro sanciona una infracción y saca tarjeta amarilla o roja al jugador equivocado del equipo infractor (sancionado); la propia infracción no podrá revisarse salvo que guarde relación con un gol, un incidente sancionable con penalti o una tarjeta roja directa.

Ningún otro incidente o jugada puede ser objeto de revisión.

02

Es decir, no todas las jugadas son revisables por el VAR, y, por lo tanto, habiendo tomado el árbitro la decisión la decisión de, por ejemplo, amonestar con una tarjeta amarillas (ya sea primera o segunda), no podrá revisarse dicho incidente, por muy conflictivo que sea.

Se consideran como acciones no “revisables”, entre otras, las siguientes: tarjetas amarillas (ya sea primera o segunda), saques de esquina, saques de banda, infracciones físicas y/o manos, fueras de juego, a menos que supongan expulsión directa, se cometan dentro del área, o sean acciones que conduzcan inmediatamente a un gol.

IV.- Procedimiento de Comprobación y/o Revisión.

Comprobación

Durante un partido, el equipo de VAR6 observa y comprueba automáticamente todas las imágenes de jugadas/ decisiones7 a velocidad normal y/o cámara lenta, si bien, el VAR solamente interviene en determinadas decisiones decisivas para un partido una vez que el árbitro haya tomado una decisión –incluyendo la de permitir que el juego continúe—, o si un incidente grave ‘pasa desapercibido’, sin que lo hayan visto los miembros del equipo arbitral, y solamente se cambiará la decisión si la revisión demuestra un error claro.

La mayoría de comprobaciones tienen lugar en un segundo plano y no tienen ningún impacto en el partido, por lo que, si la «comprobación» no indica un ‘error claro y manifiesto’ ni un ‘incidente grave inadvertido’, no suele ser necesario que el VAR se comunique con el árbitro, lo cual se denomina «comprobación silenciosa»; no obstante, si de la comprobación el VAR aprecia que se debería revisar un incidente, se deberá informar de ello al árbitro inmediatamente.

03Si fuera preciso retrasar la reanudación para realizar una «comprobación», el árbitro lo indicará señalando claramente al auricular con un dedo y extendiendo la otra mano/el otro brazo; esta señal esta señal NO se entiende como una revisión oficial, si no que se trata de una comprobación, y deberá mantenerse hasta que la «comprobación» se complete, puesto que con ella se comunica que el árbitro está recibiendo información (del VAR o de cualquier otro miembro del equipo arbitral).

Si la «comprobación» indica que es probable que se haya producido un «error claro y manifiesto» o un «incidente grave inadvertido», el VAR se lo comunicará (sin indicar la decisión que debe tomar) al árbitro, quien entonces decidirá iniciar la revisión de la jugada o decidir directamente en base a lo que miembros del equipo arbitral han visto con claridad, no siendo necesaria la revisión.

Revisión

El árbitro podrá iniciar la revisión de un posible «error claro y manifiesto» o un «incidente grave inadvertido» en los siguientes casos:

  1. Cuando el VAR (u otro miembro del equipo arbitral) recomiende una revisión.
  2. Cuando el árbitro sospeche que se ha producido un error notable, o que ha pasado desapercibido algo grave, podrá solicitar una revisión.

Solamente el árbitro puede iniciar una revisión; el VAR8 (y los otros miembros del equipo arbitral) simplemente puede recomendar una revisión al árbitro, pero solo el árbitro decidirá si se procederá a tal revisión y cuál será su conclusión.

Si el árbitro desea una revisión sin que se haya detenido el juego, se deberá detener en cuanto se encuentre en una zona ‘neutral’ (normalmente cuando ningún equipo tenga una buena posibilidad de ataque). Si el juego ya se ha detenido, el árbitro retrasará la reanudación.

04Si el juego se reanuda después de ser detenido, el árbitro no podrá llevar a cabo una revisión salvo en casos de confusión de identidad o ante una posible infracción conducente a la expulsión relacionada con conducta violenta, la acción de escupir, morder o hacer gestos extremadamente ofensivos, insultantes, o humillantes (Regla 5.4)

El árbitro debe indicar claramente que el proceso de revisión ha comenzado, realizando la señal oficial de revisión del VAR, mostrando visualmente con las dos manos la forma de una pantalla de televisión «señal de TV».

Es preciso notar que sólo el árbitro puede hacer la señal de la TV, puesto que un jugador que utilice la ‘señal oficial de revisión’ será amonestado (con tarjeta amarilla).

Adicionalmente, es importante señalar que no se podrá modificar una decisión a menos que se haya mostrado la señal de revisión.

Una vez iniciado el proceso de revisión, el VAR describirá al árbitro lo que se ve en la/s imagen/es televisiva/as, pero no la decisión que debe tomar; a continuación, el árbitro tiene dos opciones:

(a) Tomará la decisión final a partir de su propia percepción y de la información facilitada por el VAR y, cuando proceda, a partir de la proveniente de otros miembros del equipo arbitral (‘VAR only’ review); o

(b) Se dirigirá al área de revisión para ver una repetición de las imágenes captadas por las cámaras (‘on-field’ review – OFR) antes de tomar la decisión definitiva9. El resto de miembros del equipo arbitral no revisarán las imágenes salvo que, excepcionalmente, el árbitro se lo solicite.

Aunque el proceso de revisión debería llevarse a cabo de la manera más eficiente y rápida posible, no existe presión para revisar la decisión rápidamente, ya que la precisión es más importante que la rapidez. Por este motivo, y puesto que algunas situaciones son complejas e incluyen varias decisiones/ incidentes revisables, no hay un tiempo máximo establecido para el proceso de revisión. Además, de que se el tiempo que se pierda en comprobar o revisar una jugada con el VAR se recuperará al final de cada periodo (Regla 7.3).

05

El árbitro deberá, en la medida de lo posible, permanecer ‘visible’ durante el proceso de revisión para garantizar la transparencia. Los jugadores y el cuerpo técnico no deben rodear al árbitro ni procurar influir o interferir en su elección de revisar una decisión, en el proceso de revisión ni en la decisión final. En este sentido, se amonestará a todos aquellos jugadores, jugadores sustitutos o sustituidos que entren en el área de revisión. Si el que accede fuera un miembro del cuerpo técnico, se le advertirá públicamente de forma oficial (Regla 1.14).

Al final del proceso de revisión, el árbitro volverá a repetir la señal oficial de revisión del VAR («señal de TV»), e indicará la decisión final del resultado de la revisión, y garantizará una reanudación correcta del partido. Si bien, no se modificará la decisión inicial tomada por el árbitro a menos que la revisión de la jugada demuestre claramente que la decisión constituyó un error claro y manifiesto.

IV.- Conclusiones

Sentado lo anterior, se puede comprobar como la implantación del VAR sigue un protocolo, cuanto menos, complejo y que es primordial conocer en detalle, antes de juzgar u opinar sobre la, siempre complicada, labor del conjunto arbitral.

En este sentido debe tenerse presente que el VAR se ha introducido como un elemento de asistencia al árbitro, con el objetivo de minimizar y/o revertir errores humanos que puedan condicionar o afectar el resultado del encuentro, tratando de encontrar un equilibrio entre una interferencia mínima y conseguir el máximo beneficio.

Es por ello que, como se ha expuesto y contrariamente a lo que gran parte de los aficionados supone, la tecnología de video no se aplica a todas las jugadas e incidentes, si no que solamente intervendrá para corregir «errores claros y manifiestos», así como en caso de «incidentes graves desapercibidos», únicamente en determinadas decisiones decisivas de un partido (gol, penalti, tarjeta roja directa, errores de identificación), y en todo caso, la decisión final siempre será del árbitro, tal y como venía siendo.

Conviene detenerse brevemente en las palabras enunciadas por Pierluigi Collina, presidente del Comité de Árbitros de la FIFA, en la rueda de prensa que ha tenido lugar el 28 de junio de 2018, una vez ha concluido la fase de grupos del Mundial10:

«During a competition, it’s not possible that everything goes 100 per cent perfectly. Some things have to be fine-tuned based on what is occurring in the first matches. 95 per cent of the decisions taken by the referees without the VAR were correct, and this percentage increased to 99.3 per cent thanks to the intervention of the VAR. Something that’s always been said – VAR does not mean perfection. But as you can see 99.3 per cent is something that is very, very close».

En conclusión, cabe decir, que, quizás el miedo a la innovación y la negación al cambio hacían ver que el fútbol era perfecto tal y como estaba. Si bien, como todo, es cuestión de acostumbrarse, y la tecnología en el fútbol de la mano del VAR ha venido para quedarse, y esencialmente, para favorecer un Fútbol más justo y equitativo.


1 Conviene notar que mediante el VAR ni todas las jugadas son revisables, ni es tan sencillo como pudiera parecer.

2 Además de la inclusión del VAR, se incluye como enmienda destacada la posibilidad de una sustitución adicional en la prórroga. Otras enmiendas son la comunicación electrónica en el área técnica, las pausas para beber serán de máximo 1 minuto de duración, morder se sancionará con tiro libre directo y expulsión, número ilimitado de sustituciones en el fútbol juvenil, opción de las expulsiones temporales en el fútbol base, el juvenil, el veterano y el de discapacitados, etc.

En el siguiente enlace se presentan las modificaciones de las Reglas del Juego 2018/19: http://static-3eb8.kxcdn.com/documents/775/120528_130618_Presentation_of_Main_Law_Changes.pdf

3 Agenda de la 132ª Asamblea General Anual de la IFAB, 3 de marzo de 2018: http://static-3eb8.kxcdn.com/documents/641/073730_010218_ifab_agenda_132nd_web.pdf

4 Teniendo en cuenta la complejidad de la implantación del VAR, la Asamblea General del IFAB también aprobó con carácter obligatorio el Programa de Ayuda y Aprobación de la implantación del VAR (IAAP), el proceso de implantación y los requisitos concretos que cada competición debe cumplir en el futuro para que el IFAB y la FIFA otorguen el permiso para usar en directo el VAR en partidos de competición.

5 Previsto en el Protocolo VAR.

6 El equipo del VAR está formado por un árbitro asistente de vídeo principal (VAR) y tres asistentes (denominados AVAR 1, AVAR 2 y AVAR 3), todos ellos árbitros FIFA de máxima categoría. En el Mundial de Rusia 2018, este equipo estará instalado en una sala de video (VOR, ‘Video Operation Room’) centralizada situada en el Centro Internacional de Radio y Televisión (CIRTV) en Moscú. El árbitro que dirige cada encuentro se comunicará con el equipo de VAR a través de un sofisticado sistema de radio por fibra, que tendrá acceso a 33 cámaras, de las cuales 8 permiten la grabación superlenta y 4, la ultralenta. Además, también pueden ver las dos cámaras destinadas a determinar el fuera de juego, a disposición exclusiva del equipo de VAR.

7 De modo que no es necesario que los entrenadores o jugadores soliciten una revisión, ya que, si hubiera algo que haya pasado desapercibido, será visto por el equipo del VAR.

8 Los árbitros asistentes de vídeo (VAR y AVAR) son miembros del equipo arbitral ‘de video’ y ayudan al árbitro de conformidad con el Protocolo del VAR fijado por el IFAB; toda información que los VARs transmitan al árbitro será tratada por éste de la misma manera que la información recibida de parte del árbitro asistente, del árbitro asistente adicional o del cuarto árbitro (el VAR tiene el mismo estatus que el resto del equipo arbitral y solo puede asistir al árbitro).

9 El árbitro puede ver grabaciones a velocidad normal y/o a cámara lenta, pero, por lo general, la cámara lenta debería utilizarse únicamente para determinar el “punto de contacto” en infracciones físicas y manos; por su parte, la velocidad normal debería utilizarse para determinar la “intensidad” de una infracción o para decidir si una mano fue “deliberada”.

10 FIFATV (YouTube) 2018 FIFA World Cup Russia™ – Referees Media Briefing | June 29, 2018: https://www.youtube.com/watch?v=zYapOnBsSVY

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para obtener información de sus hábitos de búsqueda e intentar mejorar la calidad de nuestros servicios y de la navegación por nuestro sitio web. Si está de acuerdo haga click en ACEPTAR o siga navegando. Más información