Eduardo Oliver García
0
0
0
s2sdefault

El 8 de octubre de 2015, Karim Benzema marcó un doblete ante Armenia, en el partido que la selección francesa ganaba 4-0 en el Allianz Rivera de Niza. Ese fue el último partido que disputó con el combinado nacional. En el mes de noviembre de 2015, Benzema se vio involucrado en un caso de conspiración por presuntamente chantajear a su compañero de selección, Mathieu Valbuena, por un video de contenido sexual. Desde ese momento, tanto el seleccionador Didier Deschamps, como el Presidente de la Federación gala, Noël Le Graët, le han cerrado las puertas de la selección con el argumento de que el colectivo siempre debe primar sobre el individuo.

 

 

De sobra es conocido que Karim Benzema no comparte la decisión de los dirigentes del combinado nacional, y tras las últimas declaraciones del presidente de la Federación Francesa de Fútbol (“FFF”) en noviembre de 2019, el jugador del Real Madrid explotaba a través de su perfil de Twitter el día 16 de dicho mes: “Noël, si crees que estoy acabado…déjame jugar en una de las selecciones que soy elegible y ya veremos”.

Pero la pregunta es, ¿es posible que Benzema pueda jugar con otra selección nacional si previamente ha disputado partidos oficiales con Francia?.

En principio es una utopía en base a la reglamentación FIFA, que no permite a un jugador que ya ha jugado con un país en oficial hacerlo con otro, en base a lo dispuesto en el artículo 5.2. del Reglamento de Aplicación de los Estatutos FIFA (en adelante, el “Reglamento”). No obstante, analizaremos dicho Reglamento, ya que en su artículo 8.2. contemplan una mínima posibilidad para el bueno de Karim: "De conformidad con lo estipulado en el art. 5, apdo. 2, aquel jugador que, por decisión de una autoridad estatal, pierda definitivamente, sin su consentimiento o contra su voluntad la nacionalidad del país para el que ha disputado algún partido internacional, podrá solicitar la autorización para jugar con otra federación de la cual posea o adopte la nacionalidad". Esto significa que Karim no puede solicitar directamente su baja como ciudadano francés, si no al revés, Francia debería quitarle la nacionalidad y luego el futbolista del Real Madrid debería solicitar la nacionalidad argelina. Una vez que se cumplieran estos cuasi imposibles supuestos, Benzema debería pedirle autorización a la FIFA para jugar con la vigente campeona de África, en base a lo dispuesto en el artículo 8.3 del mismo Reglamento: De conformidad con los apdos. 1 y 2 del presente artículo, aquel jugador que desee ejercer el derecho a cambiar de federación deberá presentar a la Secretaría General de la FIFA una solicitud por escrito debidamente fundamentada. La Comisión del Estatuto del Jugador tomará una decisión sobre dicha solicitud. Se aplicará el Reglamento de Procedimiento de la Comisión del Estatuto del Jugador y de la Cámara de Resolución de Disputas de la FIFA. Una vez presentada, el jugador no podrá jugar con ninguna selección hasta que su solicitud haya sido tramitada”.

Durante dicho trámite el jugador no podría jugar para ningún combinado nacional, cosa que actualmente no sería un problema para Benzema, ya que desde 2015 no juega partidos internacionales y, con la situación actual no parece que vaya a volver ser elegido con Francia.

No obstante todo lo anterior, en el hipotético caso que Karim consiguiera su propósito de ser oficialmente argelino, y que la FIFA le dejara ser seleccionable para la disputa de partidos oficiales aun habiendo jugado previamente con Francia por cumplir con los requisitos del artículo 7, tendría dos problemas añadidos:

  1. El artículo 8.1.b) del Reglamento recoge que Los jugadores que cambien de federación no podrán jugar para la nueva en ninguna competición en la que hayan jugado con la anterior”. Esto significa que Karim solo podría disputar competiciones oficiales en las que no jugó con Francia. Por lo tanto, no podría jugar el Mundial de Qatar 2022, ya que con el país galo participó en el Mundial de Brasil de 2014. Esto reduce aun más la posibilidad de ver a Karim con la camiseta de Argelia, ya que su único propósito era poder disputar un nuevo Mundial, y Qatar seguramente sería su última oportunidad ya que en 2022 tendrá 34 años.
  2. Djamel Belmadi, seleccionador argelino, declaraba en el mes de noviembre de 2019 que Argelia venía de ganar la Copa de África de Naciones de 2019, por lo que podía presumir de equipo sin necesidad de tener a Benzema en su plantilla.

En resumen, parece que la única alternativa que le queda a Benzema es que haya un cambio radical en la FFF, y tanto el Presidente como el Seleccionador Nacional sean relegados de sus puestos, y venga savia nueva que sepa apreciar la calidad del nueve del Real Madrid, y que haga caso omiso al pasado.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para obtener información de sus hábitos de búsqueda e intentar mejorar la calidad de nuestros servicios y de la navegación por nuestro sitio web. Si está de acuerdo haga click en ACEPTAR o siga navegando. Más información