Gabriela Cerda Mena
0
0
0
s2sdefault

La pandemia a la que nos estamos enfrentando, ha afectado de manera importante al ámbito deportivo, también ha cambiado nuestra forma de vivir y es un hecho que nos tendremos que adaptar a una “nueva realidad” o una “nueva normalidad”.

En México, el primer caso de COVID-19 fue registrado el 28 de febrero de 2020. Hasta el día de hoy[1], las cifras oficiales indican que en el país hay 220,657 casos confirmados y 27,121 defunciones.

El 16 de abril, la FIFA estableció un grupo de trabajo conformado por dos jefes del Departamento de Medicina de FIFA, un representante de la comunidad médica/científica de cada una de las confederaciones y dos consultores externos para la elaboración de un documento de recomendaciones médicas, con el objetivo de proteger la salud de todos los involucrados en el futbol, y teniendo claro que sólo se podrá jugar futbol, cuando los beneficios para la salud, la sociedad y la economía superen los riesgos de la enfermedad y garanticen la seguridad de jugadores, cuerpo técnico, empleados, aficionados y sociedad en general.

En este documento[2] se dan a conocer directrices y medidas para reanudar la actividad futbolística una vez que los países o regiones hayan controlado la transmisión del virus, siendo responsabilidad de los gobiernos y las federaciones adoptar las medidas necesarias y contar con los protocolos adecuados para detectar casos, rastrearlos y tratarlos.

Cada confederación contará con un representante del ámbito médico que asesorará sobre los procesos para retomar la práctica de futbol de manera segura.

Se establecen tres medidas fundamentales para facilitar la reanudación de futbol:

  1. Higiene y distanciamiento en entrenamientos, partidos, instalaciones del Club y estadio, entre las que destacan la distancia mínima de 1 metro, lavarse las manos, evitar tocarse la cara, toser o estornudar en un pañuelo o hueco del codo, desinfectar todo el material de entrenamiento y las zonas más transitadas, así como limitar contacto e interacción.
  2. Realizar pruebas y seguimiento de casos. Se seguirá un procedimiento que incluye una prueba 72 horas antes de la reanudación de actividades y una segunda prueba un día antes de la primera sesión de entrenamiento. Únicamente los que den negativo podrán participar en la actividad, a los casos positivos se les dará un seguimiento puntual por parte del Cuerpo Médico del Club, y deberán seguir las recomendaciones de las autoridades sanitarias.
  3. Precauciones en desplazamientos e instalaciones (casa, hotel, etc.). Se deberán desinfectar medios de transporte y lugares de preparación de alimentos. Se trabajará con el personal mínimo indispensable para reducir el riesgo de contagio, y se mantendrán medidas de distanciamiento físico.

¿Pero qué pasa en el futbol mexicano?

Los equipos han hecho pruebas al 100% de su plantel en las últimas semanas, teniendo en la Liga MX más de 20 casos asintomáticos confirmados.

Esto es solo una muestra de la realidad que estamos viviendo no solo en México, sino a nivel mundial y, por tanto, es indispensable tomar las medidas preventivas necesarias, así como seguir los protocolos y regulaciones que se establezcan para asistir a partidos o cualquier tipo de evento público y masivo.

En el caso de los equipos, siguiendo las recomendaciones de FIFA, se reunieron los médicos de todos los clubes para la elaboración de un proceso de reincorporación y protocolo sanitario[3], mismo que fue autorizado y publicado por la Liga MX el 9 de junio en su página web[4]. Este proceso consiste en 4 fases, mismas que se implementarán de acuerdo con los tiempos que establezcan las autoridades federales y locales, y que la Liga MX informará con anticipación a los equipos cuando se cambie de fase. Estas fases van desde la preparación de jugadores con entrenamiento en casa hasta el regreso a partidos oficiales.

Se realizarán dos tipos de estudio para saber si un jugador presenta o ha presentado el virus: PCR, el cual es un estudio que permite saber si un paciente presenta el virus en ese momento, independientemente si tiene o no síntomas y Anticuerpos contra el virus, que señala si el paciente ha estado en contacto con el virus. Estos estudios se deberán realizar en laboratorios autorizados por el Instituto de Diagnóstico y Referencia Epidemiológicos (InDRE) y la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS), respectivamente.

A continuación, se detalla qué consiste cada una de las cuatro fases:

Fase 1. Preparación de jugador para regresar a entrenamientos

En esta fase, cada club debe nombrar un responsable para mantener comunicación constante con la Liga MX para el proceso de reincorporación y otros temas importantes.

Los jugadores deberán llevar a cabo un programa de entrenamiento desde sus casas para prevenir lesiones.

Se practicarán las primeras pruebas de laboratorio en el domicilio de jugadores, cuerpo técnico, médico y staff para conocer el estado de cada uno. Los resultados se deberán enviar a la Liga MX. En caso de resultar positivo en el estudio PCR, la persona deberá aislarse por un periodo mínimo de 15 días.  Finalizando este lapso, se realizará nuevamente la prueba, en caso de continuar positivo, seguirá aislado y la prueba se realizará cada 7 días. Al momento de salir negativo, se deberá realizar una vez más una prueba para corroborar el resultado. Teniendo dos resultados negativos, se podrá reincorporar a la actividad.

Fase 2. Entrenamientos individuales en cancha del Club

En esta fase, los jugadores ya podrán regresar a entrenar, teniendo grupos máximo de 6 jugadores y respetando distancia mínima de 2 metros entre cada uno. La cancha se dividirá en 6 espacios iguales y la duración máxima del entrenamiento será de una hora por grupo. Antes de que llegue el siguiente grupo deberán pasar 10 minutos, en los cuales se da la salida escalonada de los jugadores que acaban de entrenar, se separa el material de entrenamiento utilizado para que sea desinfectado y se saca el material que utilizará el siguiente grupo.

Dos días antes del inicio de esta fase, se realizarán pruebas PCR y de Anticuerpos a jugadores, cuerpo técnico, médico y staff. Los resultados se deberán enviar a la Liga MX.

Se deberá hacer limpieza y desinfección constante (mínimo dos veces al día) de mobiliario, equipo, superficies de contacto manual, material de entrenamiento y lugares con mayor afluencia de personal por personal previamente capacitado por el cuerpo médico (limpieza y utilería). Se deberán mantener accesos y ventanas abiertas, así como contar con material de protección suficiente para todo el personal que trabaje en el club (cubrebocas, guantes, soluciones desinfectantes, batas, etc.).

En esta fase, jugadores y cuerpo técnico seguirán un protocolo, en el cual un día antes del primer entrenamiento, se entregará en domicilio de cada uno, una bolsa con cierre hermético con el uniforme que utilizará al día siguiente. Se deberán vestir con el uniforme de entrenamiento en sus casas y dejar la bolsa ahí. Al llegar al club, deberán colocarse el cubrebocas antes de descender del automóvil, deberán ir directo a la cancha, respetando una distancia mínima de 2 metros entre cada uno y no podrán hacer uso de vestidores. Al ingresar por la puerta única de acceso se les tomará la temperatura para monitoreo, no se podrán saludar de mano y al terminar el entrenamiento deberán lavarse las manos, colocarse el cubrebocas y dirigirse a su automóvil. El área de comedor permanecerá cerrada, por lo que deberán desayunar y comer en casa. El uso del área de fisioterapia solo la podrán hacer jugadores post- operados o con lesiones que lo ameriten, y el área deberá ser desinfectada antes y al término de cada terapia.

El uniforme del siguiente día se les entregará en una bolsa con cierre hermético, en la cual deberán regresar el uniforme sucio que utilizaron ese día, para que sea lavado y desinfectado por el personal de utilería.

Con el fin de mantener una vigilancia estrecha a jugadores, cuerpo técnico, médico o staff, deberá realizárseles un estudio PCR cada dos semanas. Los resultados se deberán enviar a la Liga MX.

Fase 3. Entrenamiento en grupo

En esta fase, los jugadores podrán volver a entrenar juntos, intensificando la preparación física y táctica, siguiendo las medidas preventivas de las dos fases anteriores. Dos días antes del inicio de esta fase, se realizarán nuevamente pruebas (PCR y anticuerpos) a todos los jugadores, cuerpo técnico, equipo médico, staff y directivos que acudan a los entrenamientos.

Ya se podrá hacer uso de vestidores, manteniendo distancia de 2 metros entre los asientos de los jugadores. Estos deberán desinfectarse antes y después del entrenamiento, la ropa se depositará en bolsas de plástico para que se lave y desinfecte por personal de utilería y también se podrá hacer uso del área de comedor, entregando todos los alimentos en utensilios desechables.

En el servicio médico y de rehabilitación, se tratarán casos que realmente lo necesiten y se deberá desinfectar antes, después de cada uso y después del entrenamiento.

Se colocará gel antibacterial en túneles, vestidores, gimnasio y cualquier otra área en donde transite el personal.

Se sugiere que la concentración del equipo sea en instalaciones del club, para disminuir el riesgo de contagio, teniendo en cada habitación un máximo de dos personas. En caso de que no puedan concentrarse en el club, deberán hacerlo en un hotel que cuente con la certificación y que esté avalado por la Secretaría de Salud del Estado. El personal de atención deberá ser siempre el mismo y se les deberá realizar una prueba PCR, una semana antes.

Los jugadores únicamente podrán salir de la habitación (previo lavado de manos y uso de gel antibacterial) para entrenar y tomar alimentos. En el restaurante se evitará el servicio tipo buffet, y se podrán sentar en mesas separadas, dos personas máximo por mesa. También podrán solicitar los alimentos a la habitación.

La revisión médica se realizará durante los entrenamientos, el médico ya no pasará de habitación en habitación, sin embargo, en el supuesto de requerir atención médica en una habitación por cualquier razón, el médico deberá utilizar cubrebocas y guantes de látex, los cuales desechará al salir. Se asignará una habitación para terapia física, en la que se atenderán solo casos necesarios.

El gimnasio podrá ser utilizado por un máximo de 4 jugadores y deberá ser limpiado y desinfectado antes de que llegue el siguiente grupo.

Con el fin de mantener una vigilancia estrecha a jugadores, cuerpo técnico, médico, staff y demás personas que mantengan contacto con jugadores, deberá realizárseles un estudio PCR cada tres semanas. Los resultados se deberán enviar a la Liga MX.

Fase 4. Regreso a partidos oficiales

El regreso de la Liga MX está programado para el 24 de julio, por lo que el inicio de esta fase se llevará a cabo en días previos, cuando comiencen las actividades de preparación para partidos programadas por cada club.

Dos días antes del inicio de esta fase, se realizarán nuevamente pruebas (PCR y anticuerpos) a todos los jugadores, cuerpo técnico, médico y staff.

El objetivo de esta fase es que los equipos regresen a la competencia con el máximo posible en seguridad, para evitar contagios. Se deberán seguir atendiendo todas las recomendaciones de las fases anteriores y tomar en cuenta las siguientes:

Se recomienda para viajes menores a 400 km de distancia, el uso de autobús, el cual deberá ser limpiado y desinfectado en todo el interior. Solo podrá sentarse un jugador por fila, y en caso de ser posible, se dejará una fila de espacio entre cada uno. El ascenso y descenso será de manera ordenada y deberán utilizar en todo momento cubrebocas.

En el caso de viajar en avión, la documentación se deberá hacer con anticipación, los jugadores y cuerpo técnico se deberán presentar directamente al área de seguridad pre- abordaje, no podrán llevar equipaje de mano y se recomienda no comprar ningún producto o alimento. En la sala de abordaje deberán permanecer de pie y solicitar a cualquier persona que mantenga una distancia mínima de 2 metros. Se solicitará a personal de la aerolínea que de ser posible se limpie y desinfecte el interior de la aeronave antes del abordaje, el ascenso y descenso deberá hacerse de manera ordenada. Deberán utilizar en todo momento cubrebocas y guantes. Al descender del avión, se deberán dirigir sin detenerse al autobús en el que se trasladarán al hotel de concentración.

El hotel en el que se hospeden deberá estar certificado y estar avalado por la Secretaría de Salud del Estado. Dentro de los requisitos para que un equipo se pueda concentrar ahí, está que al personal del hotel se les realice una prueba PCR, 3 días antes de la llegada y que siempre sea el mismo personal el que los atienda durante toda su estancia.

Una persona del club deberá realizar el ingreso de todos los integrantes del equipo, y les dará la llave en la puerta del hotel, para que vayan directo a la habitación, recomendando una persona por cada una.

Al llegar a la habitación, se deberán retirar cubrebocas y depositarlo en una bolsa de plástico, misma que será recogida posteriormente por personal de limpieza del hotel.

No podrán salir de la habitación, ni visitar habitaciones de otros compañeros, así como tampoco podrán recibir visitas de familiares o amigos.

Únicamente podrán salir de la habitación a tomar alimentos. El restaurante deberá contar con ventilación suficiente y mantener puertas y ventanas abiertas. Se podrán sentar un máximo de 4 personas por mesa.

No se podrá hacer uso del gimnasio del hotel y habrá una habitación asignada para tratamientos médicos y de fisioterapia.

En día de partido, al salir del hotel y llegar al estadio, no podrán detenerse para tomarse fotos, dar autógrafos o saludar a alguien.

Al llegar al vestidor, se les tomará temperatura, deberán retirarse cubrebocas y aplicar en manos gel antibacterial. No se podrá permanecer más de 40 minutos en el vestidor, y este deberá ser lavado y desinfectado antes de que el equipo llegue y al medio tiempo.

No habrá ceremonias antes o después del partido, el equipo visitante deberá salir dos minutos después del equipo local, no habrá fotos grupales ni saludo entre equipos, deberán mantener distancia mínima de 2 metros entre cada uno en el terreno de juego y no podrán saludarse entre ellos.

En la banca, jugadores y cuerpo técnico deberán usar en todo momento cubrebocas y mantener distancia de un asiento entre cada uno.

Queda estrictamente prohibido escupir en el terreno de juego o áreas comunes, y en caso de gol se deberán evitar festejos grupales y abrazos.

Si se requiere asistencia médica, únicamente podrá ingresar el médico del equipo a la cancha, si necesita apoyo del auxiliar, este lo llamará. Los dos deberán usar cubrebocas y guantes en todo momento, y al salir de la cancha deberán cambiarlos.

Cada jugador recibirá una botella con líquido para hidratarse. Esta deberá desecharse, aunque no se haya terminado el líquido, y en caso de requerirse, se le dará una nueva botella.

Al terminar el partido, el jugador deberá depositar su ropa en una bolsa con cierre hermético que estará colocada previamente en su lugar dentro del vestidor y será marcada con el nombre de cada uno.

Se deberá establecer un orden de entrada y salida a regaderas, evitando aglomeraciones.

Al salir del vestidor, se deberán dirigir sin detenerse al vehículo que los transportará al hotel de concentración.

Adicional a estas medidas, los jugadores deberán llevar un control domiciliario de temperatura, en caso de ser superior a 37.5°, deberá reportarlo inmediatamente al cuerpo médico del Club.

De acuerdo con el Lineamiento General para la mitigación y prevención de COVID-19 en espacios públicos abiertos[5], publicado por la Secretaría de Salud, las medidas de mitigación que no son médicas están encaminadas a lograr cambios de hábitos o comportamientos en la población, para evitar riesgos y proteger la salud. Estas medidas son:

Medidas de Higiene

Estas medidas son fundamentales para evitar la propagación del virus y el contagio, es por eso que además de la limpieza con agua y jabón del entorno y las superficies, es necesario realizar procesos de desinfección diariamente antes de iniciar las actividades y antes de cerrar. La frecuencia dependerá del nivel de alerta del inmueble y del flujo de personas que se tenga.

Se deberán evitar los métodos de limpieza y desinfección que producen vapores, aerosoles o esparzan polvos en áreas, ya que pueden dispersar el virus.

Para garantizar la efectividad de la limpieza, las soluciones deberán estar en cubetas separadas, se deberán cambiar con frecuencia, los paños sucios se deberán reemplazar y se utilizarán microfibras.

Filtro de supervisión

Tendrá como objetivo garantizar que las personas que entren al inmueble no representen un riesgo potencial de contagio para el resto de las personas.

Consiste en colocar en la entrada de cada inmueble, un módulo en el que todas las personas que ingresen se apliquen gel antibacterial, y en caso de ser posible se les realice un cuestionario rápido sobre su estado de salud. Si el inmueble tiene varios accesos, deberá haber un filtro por cada uno de ellos. Para evitar conglomeraciones, las personas deberán hacer una fila y guardar una distancia de por lo menos dos brazos entre ellos.

El módulo de control deberá contar con:

  • Agua y jabón, o bien, gel antibacterial
  • Solución clorada para mantener limpio y desinfectado el módulo
  • Pañuelos desechables
  • Botes de basura con tapa para desechos (evitando la acumulación de estos)
  • Termómetro digital, infrarrojo o de tiras plásticas.

En caso de detectar a una persona con fiebre y síntomas respiratorios, se remitirá al servicio médico más cercano para su valoración.

Sana distancia

Son medidas sociales establecidas para reducir la frecuencia de contacto entre personas y disminuir el riesgo de propagación de enfermedades transmisibles.

Para mantener una sana distancia y reducir la probabilidad de exposición y de contagio, se sugieren distancias de 1.50, 1.80, 1.95 y 2.25 metros, de acuerdo con el escenario epidemiológico:

  • Escenario 1- Importación viral
    • 1.50 +.30cms= 1.80 metros
  • Escenario 2- Dispersión comunitaria
    • 1.50 +.45cms= 1.95 metros
  • Escenario 3- Miles de casos
    • 1.50 + .75cms= 2.25 metros

En espacios con alta afluencia o concentración de personas se recomiendan medidas preventivas específicas para evitar la propagación del virus.

Las personas encargadas de la administración y organización de estos espacios son los responsables de la implementación de estas medidas. Cada empresa u organización establecerá lineamientos de prevención y mecanismos de información interna, y dará a conocer las medidas de protección a la población que asiste a dichos espacios.

En el caso de estadios, es importante tomar en cuenta las siguientes consideraciones:

  • El personal deberá cumplir con todas las medidas de higiene.
  • En todos los accesos, deberá haber un módulo de control.
  • Se deberá brindar información y buscar mecanismos para garantizar la sana distancia.
  • La limpieza y desinfección de las instalaciones es fundamental, debiendo realizarse de 1 a 3 veces al día.
  • Los servicios sanitarios deberán contar con papel higiénico, agua potable, jabón antibacterial para lavado de manos, alcohol en gel y toallas de papel para secado de manos.
  • El acceso y afluencia de personas se implementará a partir de los escenarios mencionados anteriormente, por ejemplo: la reducción de aforo al 50% y suspensión de venta directa de boletos y alimentos.

Es necesario proporcionar información a todas las personas que ingresan con la finalidad de concientizarlos del beneficio de aceptar e implementar las medidas de mitigación. También se invitará a las personas que presenten algún síntoma a no ingresar al inmueble, ya que de lo contrario se podría derivar un contagio masivo.

Esta información se deberá difundir de acuerdo con el escenario epidemiológico en donde se encuentre el inmueble. Los medios de comunicación podrán ser impresos o digitales como pantallas, redes sociales, comunicados internos y cualquier otro medio al que tenga alcance la administración del inmueble o el Club.

Siguiendo estas últimas recomendaciones, en los próximos días la Liga MX publicará un documento con las restricciones y medidas a seguir en los estadios, una vez que sea posible que la afición tenga acceso a los partidos.

Conclusiones

Con el fin de prevenir y evitar el contagio de COVID-19 tanto para personal que trabaja en club, como aficionados y sociedad en general, es necesario establecer ciertos lineamientos y protocolos que formarán parte de la “nueva normalidad”. Con esto, lo que se pretende es concientizar a todos los involucrados del riesgo que implica el que no se lleven a cabo de manera correcta estas medidas de prevención y mitigación. Nos corresponde a todo seguirlas para poder seguir disfrutando del espectáculo que brinda un partido de futbol y poder regresar a los estadios lo antes posible.


[1] Datos al 29 de junio de 2020 https://coronavirus.gob.mx/datos/

[2] COVID-19: Consideraciones Médicas de Cara a la Reanudación del Futbol. FIFA 2020

[3] Proceso de retorno de los clubes de la Liga MX. Protocolo Sanitario. Junio 2020

[4] http://www.ligamx.net/cancha/detallenoticia/34783/protocolo-sanitario-para-el-proceso-de-vuelta-a-la-competencia

[5] https://coronavirus.gob.mx/wp-content/uploads/2020/04/Lineamiento_Espacios_Abiertos_07042020.pdf

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de navegación y mejorar nuestros servicios. Puede cambiar la configuración u obtener más información haciendo click sobre el botón 'Más inforamción'. Más información